Turismo épico por Italia: viaje a las ruinas de Pompeya y Herculano

Italia es un país fascinante que todos deberíamos conocer. Sin embargo, no vamos a hablarte de la típica ruta, Roma, Milán, Venecia, sino que te llevamos un poco más al sur, muy cerca de Nápoles. Allí descubrirás dos ciudades por las que merece la pena recorrer este país, uno de los más singulares y característicos de nuestra vieja Europa.

Estas ciudades son Pompeya y Herculano, quizá la primera con más renombre y, por ende, afluencia turística. Pero ambas cuentan con el mismo trágico patrimonio arqueológico, digno de visitar.

Viajar a Italia y dar un paseo por el tiempo

Vamos a dejar a un lado por un momento la Italia más urbanita y su exquisita gastronomía para centrarnos en estas dos ciudades, parte de la Antigua Roma siglos atrás. Aunque fueron enterradas por la terrible explosión del Vesubio en el año 79 d. C., hoy en día tenemos la oportunidad de poder contemplar sus ruinas, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Herculano

No puedes visitar la famosa Pompeya sin dejarte caer por Herculano. Es más, te saldrá rentable adquirir en conjunto las entradas para ver tanto las excavaciones como las dos ciudades.

La visita a Herculano está marcada por el recorrido de sus 3 calles principales, que discurren en paralelo. En ellas se encuentran los edificios más importantes de esta antigua ciudad romana, como la Casa del Bajorrelieve de Télefo, la Casa del Atrio Corintio, la Villa de los Papiros, la Gran Taberna o la Casa de Neptuno y Anfitrite.

En la parte baja de Herculano aún se conservan algunos esqueletos que, en teoría, pertenecen a habitantes de la antigua ciudad que se resguardaron allí de la erupción del Vesubio.

Pompeya

​Aquí el ambiente es mucho más turístico. No te faltará la oportunidad de tomar un refresco o unos panninis en los restaurantes que hay frente a las ruinas de la ciudad para recargar energía.

Al Foro de Pompeya, principal reclamo de la ciudad, se entra por la Puerta Marina, donde encontrarás lo que fue la plaza principal y centro neurálgico de esta antigua ciudad. Es obligada la visita a edificios como el Templo de Júpiter, el de Apolo, el Macellum o los Graneros del Foro, usado actualmente para almacenar restos arqueológicos.

Llaman especialmente la atención las figuras humanas creadas con el vaciado de las víctimas de la terrible erupción volcánica.

No dudes en recorrer libremente las calles y contemplar las muchas casas que aún se conservan mientras degustas un helado o una pizza de sus singulares trattorias.

Viajar a Italia es un paseo por el tiempo que todos debemos hacer alguna vez, especialmente a estas dos ciudades, ambas Patrimonio de la Humanidad, las cuales te transportarán a tiempos trágicos y remotos.

Disfruta de la historia de Pompeya y Herculano y de la espectacularidad de sus restos.

También te podría gustar...